fbpx
Home Noticias Atletismo Un santacruceño con agallas en la competencia

Un santacruceño con agallas en la competencia

Un santacruceño con agallas en la competencia
0
0

El mundo deportivo está lleno de atletas  que se han refugiado en los entrenamientos y competencias para superar distintas situaciones personales. Saltos con pértiga, 5000 metros marcha; como todo deporte tiene su grado de dificultad pero Freivith Baldizon Brenes, un joven que está a punto de cumplir 14 años el próximo 16 de julio y proveniente de Santa Cruz (Guanacaste), ha convertido cada obstáculo en una oportunidad de superación.

Nació con un problemas de salud, bronconeumonía, sus primeros minutos de vida tenía una apariencia de color morada. Fue el momento en el que su madre, Pamela Baldizon Brenes, esperaba la peor noticia ya que como dice Freivitn, aparentaba estar “todo muerto”. Pasó los primeros cuatro meses de vida en una incubadora en el hospital y con medicamentos, esto fue lo que afectó su crecimiento. Actualmente siguen tratando su condición, los médicos responden que crecerá de forma más lenta; no pueden proporcionarle hormonas porque le causaría obesidad y pararía el proceso de crecimiento.

Baldizon cuenta con el apoyo de toda su familia, especialmente el de su mamá, siempre y cuando también cumpla con sus obligaciones estudiantiles de octavo año, por lo que le exigen una nota mínima de 80 en sus promedios y en caso contrario le quitarían la ayuda económica que le brindan para presentarse a los entrenamientos. Entrena los sábados de 8:00am a 10:00am y entre  semana los lunes, miércoles y viernes después del colegio.

“Los días de exámenes, yo le pido los planes los profes y entreno después de estudiar para no tener problemas con el estudio y mantenerme en el deporte. Por ejemplo, después de las competencias estudiantiles tenía que hacer examen y fue difícil porque esa vez me los tuvieron que pasar porque no sabía nada, lo que iba hacer era sacar malas notas. La nota más baja de momento es un 81” comentó con mucha confianza el guanacasteco.

Inició en el deporte motivado por una profesora de la escuela, sus primeros Juegos Deportivos Nacionales del ICODER fueron en el 2016 con la categoría Kids. En ese entonces, su familia se cuestionaba si lo dejaban venir a San José con tan solo 11 años pero con un poco de temor y duda le permitieron cumplir su sueño. Al año siguiente (2017) se apartó por practicar otros deportes, aunque también acepta que fue por falta de disciplina.

Para el 2018 volvió a practicar la marcha, pero este regreso no fue nada fácil ya que había pasado de categoría y no le daban los resultados para clasificar a Juegos Nacionales. Con perseverancia y mucho apoyo de su entrenador, Gilbert Cubillo, en su primer campeonato obtuvo el cuarto lugar debido a que le ganaron el tercer puesto por 200 metros. Meses después, el esfuerzo y dedicación fueron la clave para ganar en la categoría U14.

El joven atleta superó todos los obstáculos, demostrando que si se quiere. se puede. Foto: Valeria Díaz

Sus segundos Juegos Nacionales son los de este año 2019, primera vez en la categoría juvenil. Durante eliminatorias quedó en la tercera posición. Aunque por un percance que tuvo un día antes a la competencia de clasificación, tuvo que hacerlo de una manera particular. El joven tuvo que competir con algunos raspones en su rostro.

“Seguí las indicaciones del profe. Yo me había caído en bici, tenía una pelota en la cara, se me hinchó y tenía que revisarme el pómulo, casi no podía ver y así tuve que competir”, explicó Baldizon entre risas y mostrando un poco su hiperactividad.

No recibe burlas por su problema de crecimiento pero en ocasiones los contrincantes lo han visto como un rival débil pero esto no le afecta ya que siempre se mantiene concentrado en sus objetivos.

“El profe me ha enseñado a siempre estar en lo mío y a que me debo meter 12 horas antes en la competencia, entonces no le pongo atención a los comentarios, si lo dicen no me he dado cuenta. A los que les gano luego me llegan a saludar porque no pensaban que les iba a ganar”, mencionó con mucha seguridad.

El profesor, Gilbert Cubillo, describe a su atleta como alguien que no se da por vencido fácilmente, un joven que constantemente se pone retos, está lleno de coraje, es competitivo, va a muerte en las competencias y algo que lo hace sobresalir es que no le importa lo que dicen los demás y  no se avergüenza de él mismo, ni de su estatura de 1.40 metros. Un ejemplo que nos dio el entrenador es que si le dicen que él es pequeño, se coloca a la par de alguien para que vean que sí lo es.

Por fin llegó el día tan esperado, jueves 04 de julio, en esta jornada realizó su primera competencia en 5000 metros marcha en la categoría U16. Un evento deportivo en el que Freivith dejó huella en cada paso que dio. Los nervios no tenían lugar porque indicó que la preparación que tuvo previamente fue la mejor.

Desde temprano se empezó a llenar la gramilla asignada al público que deseaba contemplar la competencia. Fue curioso ver que otros deportistas de distintas disciplinas que se encontraban en la villa ubicada en el Nacional, no dudaron en llegar y apoyar con gritos y aplausos a Baldizon.

Inició la competencia y los espectadores ya tenían un competidor preferido, por supuesto que era Freivith Baldizon con el número 664. Estaban pendientes a cada uno de los movimientos del santacruceño.

La medalla de bronce significa mucho esfuerzo, perseverancia y pasión en el deporte. Foto: Valeria Díaz

Los aficionados se entusiasmaban con su participación, en especial cada vez que pasaba en frente y los saludaba con un gesto o les levantaba sus pulgares. Incluso la atención de un fotógrafo fue captada cuando Freivith le pedía fotos al pasar por la meta. La sonrisa del marchista lo expresó todo; demostró en la pista que la marcha es su pasión, que lo vive y lo disfruta al máximo.

Al terminar la competencia era evidente que Freivith deseaba proceder a la mejor parte de todas, tomarse una fotografía desde a pista con todos los que lo apoyaron. Y después recibir su medalla bronce, que se la dedicaba a su madre porque sin el apoyo de ella no habría llegado tan lejos. 

“La idea para el próximo año es que gane la categoría y romper el record nacional de 24 minutos. Esta vez hizo un tiempo de 27 minutos pero algunas ocasiones ha hecho 26 minutos”, recalcó Cubillo.

En salto con pértiga, el viernes 05 de julio, no le fue tan bien pero mejoró su marca. Inició saltando 1.40 metros y en competencia saltó 1.80 metros. Según su entrenador debió controlar más los nervios, ya que el joven calentó y estaba preparado para saltar hasta dos metros. Este año le dio la oportunidad a Freivith en salto con pértiga porque anteriormente se lo había prometido. Próximamente lo preparará para carreras con vallas.

Ahora le espera los Juegos Estudiantiles Centroamericanos en Honduras, en el mes de setiembre. Es primera vez que sale del país y tiene que hacer los trámites del pasaporte; esta situación de abordar un avión lo atemoriza bastante, por suerte irá acompañado de su entrenador.

Solo una vez pensó en dejar el deporte por completo a causa de una lesión en la cadera pero su entrenador cumplió un papel fundamental y lo impulsó a seguir adelante. Ahora Freivith aseguró que no dejará la marcha, desea tener una carrera deportiva, estudiar, ir a los olímpicos. En un futuro lejano quiere ser cirujano o entrenador en un cantonal. Entre bombas y un poco de humor se despidió de Camerino Deportivo confesando que ha pasado mucho frío en las madrugadas y ha tenido que dormir con su sudadera del comité, el cobertor de la colchoneta y dos cobijas pero todo valió la pena y lo llena de satisfacción personal.

Valeria Díaz Castillo Practicante de la Universidad Federada San Judas Tadeo, con muchas ganas de aprender en el ámbito del periodismo
A %d blogueros les gusta esto: