fbpx
Home Noticias Atletismo Saltos con esfuerzo

Saltos con esfuerzo

Saltos con esfuerzo
0
0

La joven pampera persigue sus sueños en el deporte y en sus estudios. Foto brindada por la atleta

El Estadio Nacional, fue el escenario que recibió a una joven atleta de la pampa guanacasteca. Se trata de Ariana Aguirre Matarrita, proveniente de Chiricó de Santa Cruz, demostró que todo es posible si se tiene el deseo de superación. Aguirre con tan solo 16 años, compitió en salto alto y triple por segunda vez consecutiva en Juegos Deportivos Nacionales.

De pequeña no imaginaba que tomaría este rumbo del deporte, aunque su pasión era el baile y practicó un tiempo campo traviesa. Durante su época en la escuela bailó folklore, un ritmo muy representativo de su tierra, y fue lo que la llevó a que hoy sea una promesa de los saltos. Una de sus compañeras de baile fue quién le propuso introducirse al mundo del deporte y desde ese día su amor hacia los saltos es insuperable.

Su familia es uno de sus pilares, quienes le han dado el apoyo a pesar de que las circunstancias para ella alcanzar sus sueños no hayan sido tan fáciles. Su madre es profesora de pre-escolar y su padre es recolector de basura en la Municipalidad de Santa Cruz.  A principio de año su madre renunció al Ministerio de Salud para iniciar con el Ministerio de Educación Pública (MEP) realizando una incapacidad por lo que no recibió un salario durante cinco quincenas. Esto desestabilizó económicamente a la familia, ya que con el salario de su padre apenas podía salir con los gastos del hogar.

Por poco creyó que debía abandonar su sueño justo cuando más quería realizarse por falta de recurso, pero su perseverancia la hizo tomar acciones que cualquier persona puede admirar; además del apoyo de su entrenador, Gilbert Cubillo Moreno, quien le permitió entrenar una vez a la semana.

Con ventas de pan casero que su abuela le hacía se fue ayudando con gastos de viáticos para los entrenamientos y gastos colegiales. Cada bolsa de pan con un valor de 1000 colones y esporádicamente ventas de rosquillas y tanelas fueron lo que le echaron el hombro a Ariana incluso para comprar unas tenis nuevas ya que las que tenía eran del año pasado y ya se encontraban en mal estado; es de considerar que este implemento deportivo ronda los 60mil colones. Este esfuerzo lo realizó hasta una semana antes de los Juegos Deportivos Nacionales.

En un día de entrenamiento, Arianna iniciaba su día desde las 6:00 a.m para tomar el bus una hora más tarde y estar presente antes de las 8:00a.m en cada práctica. Por el tipo de deporte y el terreno en el que se lleva a cabo, se dificultaba que entrenara en Chiricó pero una alternativa que tomó fue correr en la plaza ubicada diagonal a su casa.

Los primeros juegos nacionales de la santacruceña fueron en el 2018 con salto alto y triple al igual que este año; a pesar de también practicar salto largo, en ninguno de los dos años ha clasificado para competir en esta categoría. El año anterior quedó en cuarta posición en salto alto, mientras que en salo triple estuvo en el puesto número ocho.

Desde inicio de año Arianna solo entrenaba una vez a la semana pese a la situación familiar que se le presentó cuando anteriormente lo hacía de dos a tres veces semanales. Esto le afectó en su rendimiento de este año en la competencia.

“Ahora hasta el otro año a entrenar fuerte para mejorar marcas y volver a eliminatorias, campeonatos y Juegos Deportivos Nacionales”, expresó Arianna con un gran sentimiento reflejado en sus ojos pero también en su sonrisa.

En salto triple no obtuvo el resultado esperado. Bajó su marca personal de 9.14 metros a 8.41 metros y su posición fue la número ocho. En salto alto tomó el puesto número siete y mejoró su marca anterior de 1.25metros, aunque en realidad sus expectativas era conseguir una medalla para llevarla a casa con las personas que le demostraron su apoyo.

Sin duda, la joven sigue demostrando que en realidad está hecha para ser una gran deportista y que no se da por vencida fácilmente, comentó que la competencia fue bastante dura y que valió la pena el esfuerzo de vender pan casero para venir a San José a competir ya que el hecho de llegar hasta donde ella lo hizo ya es un logro.

“Todo lo que se quiere se puede, todo está en la mente si uno se lo cree. ¡Si se puede! ¡Si se puede! , recalcó Arianna con una gran sonrisa y con una actitud empoderada en la cual se desbordaba su seguridad en este deporte.

La guanacasteca no dudó en afirmar que seguirá luchando hasta alcanzar su sueño de obtener una medalla que tanto desea y que ningún comentario negativo va a quitarle el impulso, al contrario, eso la motivaría para demostrarse a ella misma que puede mejorar y para demostrar a los demás que ella puede llegar hasta donde se lo proponga con mucho esfuerzo y dedicación a pesar de las adversidades; una joven que tiene bien puesta la mirada en sus objetivos.

Valeria Díaz Castillo Practicante de la Universidad Federada San Judas Tadeo, con muchas ganas de aprender en el ámbito del periodismo
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas